Rey peatón

Por Camilo Reales
Vecino de la Zona G

Este año, dos hechos me hacen dimensionar los beneficios de posicionar aún más la importancia del peatón en los temas de ciudad:

  1. Un niño de 2 años disfrutando caminar por la carrera 5 entre calles 69 y 72 (Zona G).
  2. El WRI (World Resources Institute), en su visita a Bogotá, resaltó entre todas la intervenciones hechas en la ciudad la de Quinta Camacho.

Para entender por qué me parece importante que un bebé de 2 años disfrute una caminata en la carrera 5, tengo que contar que en el 2015 un conductor, a la altura de la calle 70, tuvo un incidente de tránsito, dejando como resultado un carro volcado y una persona herida; la principal causa fue el exceso de velocidad. Ese no fue un hecho aislado, cada nueve días ocurría uno.

En el 2016, la Secretaría de Movilidad mejoró la señalización con la instalación de resaltos y tachones. El resultado: velocidades adecuadas y una reducción de un 60% de los incidentes de tránsito. Además, la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp) optimizó la iluminación y  embelleció la zona, logrando que  la carrera 5 fuera más amigable.

Se habilitaron 125 metros cuadrados de espacio peatonal.

Para mí, era extraordinario que un pequeño de 2 años caminara sobre la carrera 5 sin sentir miedo, sin evitarla. Mejor aún, yo también sentía tranquilidad porque sabía que era una calle segura, porque el niño resulta ser mi sobrino y quiero su bienestar. Antes de la intervención del Distrito no se me hubiera ocurrido permanecer tanto tiempo en esta vía con un bebé.

Otro hecho que me hace comprometerme con la priorización del peatón es lo que observé el 23 de agosto de este año, cuando el WRI hizo un reconocimiento sobre la intervención de la calle 70. Minutos antes de la rueda de prensa, llegué a tomarme un capuchino, me senté en una banca, sentí armonía, vi a unos ciudadanos disfrutando de su almuerzo y a otros de una conversación en el espacio público. Estaba viviendo la tan anhelada convivencia que promovemos en redes sociales y en nuestras reuniones de ciudadanos.

En el 2016, la Uaesp intervino el parque de la calle 70 con carrera 10, con apoyo de Colfondos, alcaldía de Chapinero y Jardín Botánico; se mejoró la iluminación y se embelleció el lugar. Luego, en abril de 2017, Movilidad creó un refugio peatonal al costado oriental de dicho espacio recreativo; la Uaesp y algunos voluntarios sembramos materas aportadas por Starbucks para delimitar el espacio que se estaba desaprovechando y que solía estar afectado por el mal parqueo y los accidentes de tránsito.

Al fijar tachones en la calle de manera estratégica, se desincentiva el mal parqueo.

Además de agregar 125 metros cuadrados para el disfrute de los peatones, se logró que los conductores manejaran a una velocidad adecuada, es decir, a menos de 30 km/h, lo ideal en zonas comerciales y residenciales con un aforo peatonal alto.

Se instaló señalización horizontal en la carrera 10, un logro muy importante porque es una acción sostenible; ya no es necesario tener un policía de tránsito evitando el mal parqueo, pues al fijar tachones en la calle de manera estratégica, se desincentiva esta mala acción. Tampoco hace falta que algún funcionario controle la velocidad, pues los resaltos de la carrera 5 entre calles 72 y 68 garantizan que los conductores manejen a velocidades adecuadas.

En muchos puntos de Bogotá,  afortunadamente,  se vienen haciendo intervenciones para hacer del peatón el rey, es decir darle prioridad  porque es el actor más vulnerable de la Movilidad y por quién debemos trabajar todos, recordemos que todos somos peatones. Al embellecer y  generar condiciones de seguridad, estamos logrando bienestar y calidad de vida para todos.

Comparte:

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Resolver esta pregunta es necesaria para continuar CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.