Medio Ambiente

Un predio privado, sin importar su extensión, se puede convertir en una reserva natural en la que se protegen y extienden los ecosistemas del país.
Pese a estar rodeados de  humedales y bosques, los capitalinos tienen una deuda grande de árboles.
La comunidad exige mayor control de las autoridades en el flujo de visitantes.
Basta con salir a caminar, escuchar y observar que hay una gran cantidad de pequeños vecinos que cantan, vuelan, cortejan y se reproducen aquí.