En Líbano, la Navidad une a musulmanes y cristianos

En el extremo occidente de Medio Oriente existe un país en donde el natalicio de Jesús reúne en una misma celebración a dos religiones completamente diferentes.

Aunque existan marcadas diferencias entre el cristianismo y el islam, en Medio oriente la Navidad se ha convertido en una razón para unir credos distintos en un ambiente de paz y jolgorio. Contrario a lo que muchos creen, algunos musulmanes celebran esta época del año en la que se conmemora el nacimiento de Jesús.

Líbano, por donde han pasado y dejado huella varias culturas y religiones, es un gran ejemplo de los lugares en los que dicho escenario se hace evidente. La religión cristiana, conocida allí como maronita, constituye una de las 24 iglesias autónomas de la Iglesia Católica, las cuales siguen su misma doctrina y fe, pero con otras tradiciones debido a sus orígenes geográficos.Feliz navidad

“La Navidad en mi país no se celebra de manera tan diferente a otras partes del mundo; la mayoría de los cristianos de Medio Oriente sigue la doctrina católica”, explica George, un libanés de 36 años de edad, quien le contó a la revista El Retiro cómo vive la época decembrina.

George señala que la celebración de la llegada de Jesús al mundo es muy importante en su país, en donde los cristianos –en su mayoría maronitas, como él–, son la segunda fuerza religiosa después de los musulmanes, quienes también celebran esta fecha, pues tienen un mismo sentir al reconocer el nacimiento de uno de sus profetas. En el extremo occidente de Medio Oriente existe un país en donde el natalicio de Jesús reúne en una misma celebración a dos religiones completamente diferentes.

Jesucristo es uno de los cinco profetas más importantes para el islam, y aunque la Navidad no es una fecha que haga parte de sus celebraciones oficiales, sí es un momento especial para los musulmanes, pues se celebra el nacimiento de un profeta querido. Por ello, se reúnen en sus hogares, a veces con cristianos, para festejar como cualquier otro grupo de personas lo haría en alguna parte del mundo.

La noche del 24 de diciembre los libaneses maronitas y musulmanes viven la misma Navidad que se vive en Colombia: hay música, regalos, luces, árboles de Navidad, Papá Noel, comida y pesebres, aunque esto último no hace parte de los adornos que los creyentes del islam utilizan.

“Alguien en casa se disfraza de Papá Noel, de hecho, algunas veces yo lo hice. Luego, se leen los nombres de los niños y adultos que van a recibir regalos y suele pasar que de la emoción algunos niños lloran cuando ven aparecer a Papá Noel”, describe George.

Uno de los platos más importantes es el Yule Log o Tronco de Navidad, un postre de origen francés que hace parte de la tradición libanesa, debido a la influencia que el país galo tuvo allí cuando sus tropas llegaron a mediados del siglo XIX en medio de conflictos religiosos. También el pollo o el pavo hacen parte de las recetas típicas para esa noche. 

El ambiente navideño se siente en todas partes del Líbano, en especial en Beirut, en donde se adorna la ciudad con árboles y pesebres gigantes y se realizan conciertos al aire libre durante todo diciembre.

Sin duda, esta festividad es un ejemplo de que sí es posible la unión de creencias diferentes. Eso sí, vale la pena aclarar que esta armoniosa convivencia en fechas tan llamativas como la Navidad no se da en otros países de Medio Oriente, pues existen células musulmanas extremistas que no permiten ni el asomo de cualquier símbolo navideño, como en el caso de Arabia Saudita.

George, quien vivió algunas navidades en dicho país, asegura que estas fechas pasan desapercibidas y la celebración resulta ser bastante tímida. “Durante la guerra civil en el Líbano, muchos libaneses migraron y trabajaron en Arabia Saudita, conviviendo con musulmanes conservadores y no tolerantes con los cristianos. Ellos no estaban autorizados para rezar o para expresar su religión; usualmente eran humillados. Parte de mi niñez la pasé allí y recuerdo que las familias libanesas y cristianas nos reuníamos en Navidad en secreto, a la sombra, a pesar del ambiente conservador”, cuenta.

Y en otros países de Medio Oriente…

Países de Medio Oriente

En Israel se celebra la Navidad, pero el Hanuká y el Festival de las Luces son las fiestas más típicas para los judíos, pues para ellos Jesucristo es solo un profeta.

En Turquía, Irak, Irán, Siria, Afganistán o Pakistán –países con fuerte creencia en el islam – aquellos que siguen la fe cristiana tienden a celebrar la Navidad, pero los musulmanes tienen las fiestas de Id Al Fitr y el Eid al-Adha, ninguna celebrada en diciembre.

En Egipto, aunque la religión mayoritaria es el islam, hay una importante representación de cristianos coptos, quienes celebran el nacimiento de Jesús el 7 de enero.

Etiquetas
Comparte:

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Resolver esta pregunta es necesaria para continuar CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.