Un año de cambios

Hace un poco más de dos décadas se escuchaba decir que en Chapinero estaba el futuro urbano de la capital. Los expertos en construcción y los inversionistas de ese entonces tenían claro que, por su ubicación e infraestructura, esta localidad llevaría la batuta en ambiciosos proyectos de modernización.

La predicción, que ha tomado fuerza con los años, se confirma todos los días y hoy se adelantan importantes obras de renovación urbana en Chapinero. El 2019 trae consigo la ejecución de una importante lista de proyectos, que impactarán considerablemente en la vida de los residentes y visitantes de la localidad.

Y por si fuera poco, El Retiro será el sector en el que estos planes tendrán mayor incidencia. Los próximos meses serán definitivos en el desarrollo físico y cultural de nuestro barrio.

Hagamos el recuento: la construcción del Centro Felicidad de El Retiro, que estará ubicado en la esquina de la carrera 11 con calle 82; el Plan Parcial de Renovación Urbana Proscenio, con el que se pretende levantar un centro cultural en el terreno que va de la calle 85 a la 88 y de la carrera 13 a la 15; el proyecto Paseo Comercial, que impulsará la remodelación de andenes y la adecuación de redes eléctricas y alcantarillado de la Zona Rosa; el nuevo Plan de Ordenamiento Territorial (POT), que propone edificios sin parqueaderos y con terrazas de uso común; y las intervenciones que adelanta la Empresa de Acueducto de Bogotá (EAB) entre las calles 88 y 100 y la carrera Séptima y la Autonorte.

Todos, sin excepción alguna, son proyectos que han estado entre los amores y odios de la comunidad. Algunos han tomado más tiempo que otros para dar frutos, pero lo cierto es que ninguno de ellos podría pasar desapercibido para los habitantes de Chapinero.

Una vez más nuestra localidad es pionera. De muchos de nosotros depende llevar a otro nivel estos proyectos que serán implementados en otras zonas de la ciudad. Tenemos todo el potencial para lograr resultados exitosos con cada uno de los objetivos.

El reto como comunidad, además de afrontar los cambios, sigue siendo la veeduría de las acciones ejecutadas por entidades públicas y privadas, de manera que todo se haga en orden y con el respeto correspondiente a la ley y los derechos ciudadanos.

¡Nos espera un 2019 con grandes responsabilidades ciudadanas e importantes oportunidades para fortalecernos como barrio y como localidad!

Comparte:

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Resolver esta pregunta es necesaria para continuar CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.