La resistencia de la memoria popular en la ciudad

¿Sabía que las plazas de mercado de la capital están incluidas en decenas de recorridos turísticos que a diario hacen extranjeros que visitan Bogotá? Estos lugares han sido, por muchos años, algunos de los principales atractivos del país, incluso en épocas en las cuales las instituciones ni siquiera contemplaban destinar unos pesos al mantenimiento y la recuperación de los mismos.

Ahora que el Distrito volcó su mirada a las plazas de mercado, es más que oportuno resaltar el valor cultural de cada uno de estos folclóricos rincones, de los que se desprenden infinitos aromas y sabores autóctonos.

Una plaza de mercado, en donde sea que esté, representa la inmensidad cultural y gastronómica de un territorio. Las de Colombia, sin duda, son un viaje exquisito por las regiones del país y un homenaje a nuestros campesinos.

Bogotá tiene 19 de estas centrales mayoristas, las cuales están siendo intervenidas por el Instituto para la Economía Social (Ipes), con el apoyo de la Cámara de Comercio de Bogotá y el Instituto Distrital de Turismo (IDT).

Desde hace algunos años, y con el fin de garantizar la seguridad alimentaria, apoyar la economía campesina y rescatar la memoria popular, se inició la renovación de las plazas de mercado distritales, en coordinación con los departamentos productores.

Las acciones incluyen la mejora de las instalaciones de los cerca de 3.900 puestos de venta de estas plazas y la capacitación de los comerciantes en estrategias de mercadeo y manejo adecuado de alimentos.

Era lo mínimo que el Distrito podía hacer con estos lugares, que se empeñan en resistir las abrumadoras consecuencias del capitalismo imperante de estos tiempos. Ni los hipermercados, ni los grandes almacenes de cadena, han podido acabar con el disfrute que les produce a los compradores llegar a un punto de venta en el que todo puede ser ‘bueno, bonito y barato’, en el que el precio siempre es negociable y en el que la ñapa y la ‘pruebita’ todavía existen.

La tarea se está haciendo respecto a la conservación de este patrimonio inmaterial de la ciudad y del país. Sin embargo, hace falta mucho por parte de los ciudadanos; es importante que volvamos a estos lugares y que rescatemos nuestras raíces y las exaltemos de manera que jamás pasen desapercibidas.

Precisamente, en su propósito de recuperar la memoria de los territorios de la ciudad y contribuir a la escritura de la historia de las comunidades, la revista El Retiro trae esta edición un fotorreportaje que revela algunos pormenores de las plazas de mercado capitalinas. Disfrútelo, compártalo y anímese a visitar estos pasillos y recovecos en donde se fortalece el tejido social.

Comparte:

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Resolver esta pregunta es necesaria para continuar CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.