La memoria de nuestros barrios

Las memorias de nuestros barrios

Desde que conocemos la guerra, las palabras memoria y olvido han sido recurrentes en nuestro lenguaje. Nos hemos referido a la importancia de no olvidar nuestro pasado y de rescatar la historia que nos formó y transformó.

Sin embargo, sin darnos cuenta, casi al mismo tiempo que pregonamos esa necesidad de mantener vigente nuestro pasado, pasamos por alto decenas de episodios de nuestra historia, de nuestras raíces. Vamos por el mundo ignorando de dónde provenimos y el porqué de cada detalle de nuestro origen.

Y sí, es importante dejar en la memoria los hechos de dolor y frustración que nos marcaron para siempre. Está claro eso que dijo Napoleón Bonaparte: “Quien no conoce su historia está condenado a repetirla”. Pero también es necesario reparar en lo simple, en lo evidente, en lo cotidiano.

¿Sabe usted la historia del suelo que hoy pisa? ¿Qué pasó allí tres décadas atrás? ¿Quiénes habitaron ese lugar antes de usted? Todo, hasta lo más insignificante, tiene un pasado.

La historia del barrio en el que usted vive, precisamente, es uno de esos olvidos premeditados. El pasado de la mayoría de los sectores de Bogotá, y de sus comunidades, no está en los libros.

En Chapinero contamos con la suerte de tener encima ojos de escritores, historiadores y periodistas. La importancia de nuestra localidad nos hace merecedores de páginas completas en los periódicos y revistas, así como en los libros de historia. Pero falta mucho por contar y documentar, más de la mitad.

Acá le va otra pregunta: ¿conoce la historia de siquiera una cuarta parte de la totalidad de barrios (unos 50) que tiene Chapinero? Quizá su respuesta sea un no. Eso, a lo mejor, se deba a su tímido interés como ciudadano de indagar en los anales de su entorno, pero, sobre todo, a la desidia de algunas instituciones para recopilar los datos, acontecimientos, mitos y leyendas de cada sector de la ciudad.

La ligereza con la que hemos registrado las historias de las comunidades y sus suelos, nos ha privado de cientos de narraciones y personajes. Por eso, pensando en ello, hace cuatro años la revista El Retiro decidió empezar a escarbar el territorio chapineruno para encontrar algo más para contar.

La tarea de escribir las Historias de Barrio (como llamamos a nuestra sección) no ha sido fácil, pero, eso sí, ha sido exquisitamente provechosa. Aunque ha sido una travesía encontrar datos precisos o rescatar ciertas fotografías, al final del ejercicio siempre son valiosos los hallazgos.

El Retiro fue el primero de los barrios que exploramos. Luego vino La Cabrera, Quinta Camacho, Lago Gaitán, Antiguo Country, La Sureña, San Isidro, San Luis y Juan XXIII. ¡Y vamos por más!, ojalá por la totalidad de barrios que conforman nuestra localidad.

Si usted, amigo lector, tiene una historia para contar o un dato que aportar, las páginas de esta revista están a su disposición.

………

¡Felices fiestas!

Comparte:

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Resolver esta pregunta es necesaria para continuar CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.