‘Cumplí mi ciclo, es hora de partir’

‘Cumplí-mi-ciclo,-es-hora-de-partir’-Revista-El-Retiro-1

Ximena Zambrano fue hasta hace unas semanas la directora de la Asociación Aquavieja. Entre nostalgia y gratitud, recuerda algunos de los regalos más valiosos que le dejó su gestión.

 

Ni ciego ni obligado. El amor entre Ximena Zambrano y la quebrada La Vieja fue a primera vista. Hace 17 años empezó esta historia, en la que esta mujer decidió hacer parte del escuadrón de vecinos que buscaba la recuperación de la que hoy es una de las fuentes hídricas más importantes de Chapinero.

Caminar por La Vieja junto a Ximena es escuchar un sinfín de historias. Su mirada se pierde entre las aguas cristalinas de la quebrada cuando recuerda cómo ésta se convirtió en uno de los pulmones ambientales de la capital.

En ese mundo de recuerdos, se le viene a la mente su llegada, en el año 2000, a la Asociación de Amigos de La Quebrada La Vieja – Aquavieja, consolidada y liderada en ese entonces por Josefina Castro, a quien describe como una heroína.

“Es una persona muy importante en la historia de La Vieja, porque no se rindió nunca, ni siquiera cuando se enfermó por tratar de descontaminar nuestra quebrada; con apoyo del Distrito y luego de un buen tiempo de trabajo, logró su recuperación”, relata.

Ximena y Josefina lideraron por varios años Aquavieja, de manera voluntaria y sin recibir remuneración económica alguna. “Trabajábamos gratis al principio, pero después logramos vincular más edificios y así tener presupuesto para hacer proyectos. La quebrada se volvió el punto de valorización de la zona… más que económica, una valorización de comunidad, porque nos unió con una asociación y la gente se apersonó de La Vieja y sintieron que era suya. Ahora les duele si algo malo le sucede. Todo esto es el mayor logro”, cuenta.

‘Cumplí-mi-ciclo,-es-hora-de-partir’-Revista-El-Retiro-2
‘Cumplí-mi-ciclo,-es-hora-de-partir’-Revista-El-Retiro-4

Josefina se fue del país tiempo después de la recuperación de La Vieja. Fue entonces cuando Ximena asumió la dirección de la Asociación. “Quedé al mando de este barco”, dice sonriente.

Mientras camina, Ximena se encuentra con las escaleras de madera que tiene la quebrada en sus alrededores y que le han servido a la comunidad para transitar de manera segura por el lugar. Esas también son fruto de la gestión de Aquavieja en los últimos años.

 “Debíamos atravesar la Circunvalar, ¡imagínate el peligro! Entonces, como tenemos el túnel por donde corre el agua, lo que hicimos fue construir unas escaleras, poner unos pasos debajo del túnel, unas luces y un mural artístico”, señala.

Con pregrado en administración de empresas; especialización en labores de casa o, como algunos dicen, gerencia de hogar; maestría en amor por el medioambiente; y doctorado en trabajo con la comunidad, Ximena insiste en que no se necesita tener algún título para aportarle a la sociedad, cualquier pequeña acción cuenta.

Con la ayuda de Ximena, hoy La Vieja es más que una quebrada, es un sueño hecho realidad y un modelo de trabajo en comunidad que se ha replicado en varias quebradas de Bogotá, como Las Delicias y Morací.

Ximena detiene su caminar y mira una vez más hacia el horizonte, mientras respira el aire puro que abunda en la quebrada, pero escasea en buena parte de la ciudad. Allí, en medio de la naturaleza que tanto ha protegido, esta mujer agradece por las casi dos décadas de inspiración que este lugar le entregó a su vida.

Desde hace unas semanas, la dirección de la Asociación Aquavieja ya no está a cargo de Ximena. Sin embargo, el amor, el compromiso y el respaldo de ella hacia esta quebrada parecen ser eternos.

“Cumplí mi ciclo, es hora de partir. Este proyecto ya está más que fortalecido y debe continuar. Estoy muy satisfecha de haberle aportado a cada persona un granito de arena para que entienda que las quebradas son nuestro pasado, presente y futuro. Como me dijo alguna vez un muisca: ‘El agua es el alma del territorio’. No es fácil despedirse, pero hay otros proyectos que también estoy gestionando y a ellos me dedicaré”, concluye con voz entrecortada.

Contáctate con nosotros vía:

twitter | facebook | email