‘Chapinero está destinado a ser el corazón de la Bogotá del Siglo XXI’

Periodista Enrique Santos Molano

Certero, elocuente y con una implacable sabiduría que no le ha hecho perder la sencillez. Así se muestra Enrique Santos Molano, quien se describe a sí mismo como “un viejo, pero no envejecido, periodista y escritor, que trata de vivir el presente sin perder de vista las experiencias y enseñanzas del pasado”.

Hijo de Enrique Santos Montejo -el famoso ‘Calibán’-, quien además de cariño lo rodeó de libros. Sobrino del expresidente Eduardo Santos y tío del actual mandatario de Colombia, Juan Manuel Santos.

En entrevista con la Revista El Retiro, Enrique Santos Molano habló de sus recuerdos, gustos y opiniones. Aunque cortas, sus respuestas son contundentes e inquietan gratamente a cualquiera.

Don Enrique es un libro andante que no teme mostrarse ni abrirse a los demás. Su memoria no le falla cuando se trata de la Bogotá de antaño, aquella por la que disfrutaba caminar sin presiones ni temores. Vive en Chapinero desde hace 40 años y hoy nos dejará conocer más sobre su vida y obra.

¿Cuáles son los recuerdos más memorables de su niñez y adolescencia en Bogotá?

Recuerdo las llamas del 9 de abril (1948), que se veían desde mi casa, y las del 6 de septiembre (1952). Recuerdo las multitudes liberales que salieron el 13 de junio de 1953 a festejar el golpe de Estado de Rojas Pinilla contra la tiranía falangista de Laureano Gómez, y las multitudes liberales y conservadoras que salieron a festejar el 10 de mayo de 1957 la caída de la dictadura de Rojas Pinilla.

Pero de la Bogotá de mi infancia tengo los recuerdos más gratos, porque la viví en barrios que son irremplazables; la calle 57, la carrera 15 entre 57 y 53, Palermo, La Soledad, Teusaquillo, La Magdalena, La Merced… Solía caminarlos porque eran sitios llenos del encanto de una arquitectura del buen gusto, con calles muy bien trazadas, avenidas suntuosas como el Park Way, parques por todas partes. Esos barrios todavía están ahí, milagrosamente, y de vez en cuando los camino, con la angustia de que algún urbanizador desalmado les tenga echado el ojo. Hoy están algo desmedrados, no se ve el amor con que los cuidaban quienes antes habitaron en esos sitios adorables. He visto con dolor cómo algunas de las mejoras casas han sido reemplazadas por edificios insípidos. Lo mismo pasó con la Avenida Chile.

¿A qué edad comenzó a escribir?

No lo recuerdo. Uno siempre está comenzando a escribir.

¿Cuál fue el tema de su primer escrito?

Fue una novela (‘El Grande Ideal’) contra el tirano Trujillo de la República Dominicana. Es un librito digno del olvido.

Ha escrito varias biografías, ¿ha pensado en escribir la suya?

No, ni se me ha ocurrido. Tengo temas más interesantes.

¿Qué lo inspira a escribir?

Más que una inspiración, es una constante necesidad, como respirar.

¿Por qué le hace un reconocimiento a Antonio Nariño a través de su obra?

Porque es un paradigma que nos ayuda a ser mejores

¿Qué cine ve?

De todo tipo, siempre que sea bueno; pero especialmente películas inglesas, italianas o argentinas, cuando las traen a Bogotá. De cine estadounidense, prácticamente cero, por su baja calidad y su inaceptable apología de la violencia.

¿Qué escritores lo han influenciado?

Shakespeare, Tolstoi, Dostoyevsky, Joyce, Silva

¿Cuál es su columnista preferido?

Tengo dos: Ricardo Silva Romero y Juan Esteban Constaín; pero una de las características de los periódicos colombianos es la buena calidad de sus columnistas.

Enrique Santos

¿Qué no puede faltarle a sus columnas de opinión?

Lectores

¿Sobre qué tema no escribiría?

Los temas lo escogen a uno

¿Cómo describe su relación con Bogotá?

Como la de un amante incondicional. Adoro a Bogotá y quisiera verla convertida en una capital que pudiera resumirse en la magia de algunos de sus barrios.

¿Qué ama y qué detesta de la capital?

Detesto a los bogotanos que no aman a Bogotá. Amo a los que la aman.

¿Y de Chapinero?

Chapinero está destinado a ser el corazón de la Bogotá del Siglo XXI, sin que esto signifique ningún demérito para el Centro.

Díganos tres hechos que considere importantes para la historia de Bogotá ocurridos en Chapinero

La construcción del Gimnasio Moderno; la construcción de la Avenida Chile; la construcción de la Avenida 42 hasta la Ciudad Universitaria. Me refiero a hechos de carácter urbanístico. En cuanto a hechos históricos, todos han ocurrido en el Centro, como en cualquier capital que se respete.

En su edición pasada la Revista El Retiro habló sobre el Parque Lago Gaitán… ¿Qué nos puede contar sobre éste y sus alrededores?

Era uno de los sitios donde con más frecuencia nos llevaban a los niños que vivíamos en Chapinero, aunque nunca faltaban paseos a ese otro parque encantador, que también desapareció, el Luna Park, en San Cristóbal. En los años cincuenta, cuando estaba de moda hacer inocentes en diciembre, El Tiempo publicó una noticia que causó sensación sobre un tesoro que habían encontrado unas familias que remaban en el lago Gaitán. Apareció la foto con los bomberos que sacaban del lago el baúl con el fabuloso tesoro y la crónica especulaba sobre si todo o parte del tesoro le pertenecía a la familia que lo encontró. Al final decía: “Hoy es día de inocentes”.

Del Lago Gaitán no hay sino buenos recuerdos. Allá íbamos a remar, a jugar futbol, a piquetear. Cuando el lago desapareció arrasado por la codicia urbanizadora, nadie dijo nada. Esa es una de las peores características bogotanas. Las cosas buenas de la ciudad no tienen dolientes-

Ventajas y desventajas de Chapinero…

La mayor ventaja es que tiene una población con importante poder adquisitivo, que puede contribuir a mejorar el desarrollo del sector. La mayor desventaja es la tremenda desorganización de su sistema vial.

¿Qué no ha cambiado en esta localidad después de medio siglo?

Lamentablemente casi todo ha cambiado, y no siempre para mejorar.

Enrique Santos Molano - Revista El REtiro

¿Tendremos pronto metro en Bogotá?

Tengo la impresión de que este año veremos iniciada la primera fase de la primera línea del Metro de Bogotá. Será, si se logra, una buena noticia, aunque bastante mediocre si tomamos en cuenta que en Panamá ya están construyendo la segunda línea (apenas un año después de concluida la primera), en México van en doce líneas, siete en Caracas, seis en Santiago, trece en Buenos Aires, etc. Al paso que vamos, cuando Bogotá cumpla, dentro de veintitrés años, su medio milenio de fundada, escasamente tendremos completa la primera línea. Es algo vergonzoso que seamos tan incapaces.

¿Qué piensa de la Administración actual de la ciudad?

Creo que el alcalde Petro ha trabajado honestamente por el bien de la ciudad, y que sus esfuerzos han chocado contra un muro de oposición malintencionada que le ha causado enormes perjuicios a la capital.

¿Cuáles son los retos para los próximos dirigentes del Distrito?

En materia de transporte conformar el sistema multimodal, para el cual el SITP es un primer paso importante. En materia de movilidad reorganizar por completo el sistema vial, racionalizar la semaforización, e implantar un sistema educativo (esto es lo principal) que les enseñe a los ciudadanos cómo comportarse en la calle, no solo para agilizar su movilidad, sino para evitar accidentes. El bogotano tiene las condiciones para ser un buen ciudadano, pero le falta la educación cívica.

¿Sobre qué está cansado de leer en los periódicos?

Farándula y deportes, pero son los favoritos del grueso de lectores.

¿Por qué cree que la gente no lee tanta literatura y a veces prefiere lo ‘light’?

Porque “el número de los necios es infinito”.

¿Cómo está la libertad de prensa en Colombia?

No está mejor, ni peor que en el resto del mundo

¿Qué viene para Enrique Santos en los próximos meses?

Ojalá supiera qué viene para mí en las próximas veinticuatro horas.

Comparte:

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Resolver esta pregunta es necesaria para continuar CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.