‘Lo que tenemos en Bogotá son empresas de crimen organizado’

Daniel MejiaEn diálogo con la revista El Retiro, el secretario de Seguridad, Daniel Mejía, hace un balance de los hechos más recientes de inseguridad en la localidad de Chapinero. Advierte que le preocupa el incremento del hurto a personas y les pide a los ciudadanos trabajar en llave con las autoridades.

El hombre fuerte de la seguridad en Bogotá, Daniel Mejía, tiene claro que detrás de los robos protagonizadospor parrilleros en moto que golpearon barrios como El Retiro y Rosales, en los primeros meses del año, hay estructuras delincuenciales organizadas que encontraron en estos sectores un refugio rentable. Aunque no promete que el refuerzo de la seguridad será permanente, advierte que la Policía continuará con la verificación de antecedentes y los puntos de control.

¿Qué decirles a esos vecinos de El Retiro que están preocupados por lo últimos casos de inseguridad en el sector?

Hay que decirles que desde el primer día nos hemos reunido con la comunidad y hemos tomado acciones concretas y visibles en el sector. En primer lugar, desarticulamos a las dos organizaciones criminales involucradas en los dos casos ocurridos en la zona. Me refiero a las tres personas involucradas en el robo a una mujer embarazada y los implicados en el hurto a un establecimiento de comercio. El delito de hurto a personas no solo está afectando a la localidad de Chapinero, es un tema que impacta todas las ciudades del país y muchas zonas de Bogotá, por eso lo estamos monitoreando constantemente para revisar si las acciones tomadas están dando resultado. Ahora, la situación de inseguridad hay que ponerla en contexto. Hemos logrado reducir en Bogotá el homicidio un 12 %, el hurto a vehículos también cayó 9 % y el hurto a motocicletas bajó 15 %. Hemos observado un incremento en el delito de hurto a personas y por eso hemos tomado medidas de cho que como la restricción del parrillero, siempre pensando en afectar al menor número de personas, logrando el mayor impacto posible en lo que buscamos: reducir este delito.

¿Cómo garantizar que el refuerzo policial tras el robo contra una mujer embarazada en Los Rosales sea permanente?

Bogotá tiene un gran déficit del pie de fuerza. Como lo hemos explicado, la capital del país tiene 238,9 policías por cada 100 mil habitantes, mientras que, por ejemplo, Bucaramanga tiene 686 Policías por cada 100 mil habitantes y Tunja 620 policías por cada 100 mil habitantes. Sin embargo, se realizaron cambios operativos tanto en el CAI Rosales como en el CAI Granada, con el propósito de hacer más eficiente la prestación del servicio. Se seguirán haciendo controles en relación con la verificación de antecedentes y controles a vehículos y motocicletas. Como entenderán, no se puede garantizar que un barrio tendrá una seguridad reforzada todo el tiempo, son medidas de choque, pero también hemos tomado medidas de largo plazo, como la ubicación de un CAI móvil, la designación de un capitán como responsable de la operatividad de los dos Comandos de Atención Inmediata (CAI).

¿Hay crimen organizado detrás de los recientes hechos de inseguridad en Chapinero o solo se trata de casos aislados?

 Lo que tenemos en Bogotá son empresas organizadas del crimen. Es decir, aquí no estamos hablando de que un ciudadano decide salir un día a la calle a robar, no. Por eso es tan importante avanzar en la investigación criminal, para seguir detectando el modus operandi de estas bandas y dar con la desarticulación de las estructuras criminales y sus integrantes. En lo corrido de esta administración hemos logrado desarticular más de 400 bandas criminales dedicadas a todo tipo de delitos. Ahora bien, este es un trabajo articulado que estamos haciendo entre Policía, Fiscalía y Administración Distrital.

Secretario, ¿cuál es la recomendación para que los ciudadanos hagan parte de la solución para combatir la inseguridad?

Como siempre lo hemos dicho, la seguridad no puede ser un tema exclusivo de la Policía, es un tema de todos, donde la información que nos aporte la ciudadanía es fundamental. Por eso siempre invitamos a los bogotanos a denunciar cualquier delito o darnos aviso de cualquier acto sospechoso llamando a la línea de Seguridad y Emergencias 123. En las últimas semanas hemos promovido, junto con la Policía Metropolitana, la creación de nuevos frentes locales de seguridad en la zona, como acciones de prevención comunitaria que fortalecen la cooperación entre los ciudadanos y la institucionalidad. Una comunidad que conoce a sus residentes, que es solidaria y que apoya a sus autoridades, contribuye a tener unas mejores condiciones de seguridad en lo local. Por eso le apostamos a fortalecer estas instancias de participación ciudadana, porque, como siempre lo hemos dicho, la seguridad no es un tema exclusivo de la Policía; en esto se requiere de la información de la comunidad, del accionar de la Policía y de la justicia.

Un tema que genera desconcierto y preocupación para el Distrito: la Policía captura a los delincuentes, pero los jueces los dejan libres. ¿Cómo afecta esto el trabajo que hace su despacho a diario?

No cabe duda de que las decisiones judiciales también juegan un papel primordial en la seguridad de la ciudad. Nosotros siempre hemos hecho un llamado respetuoso a la justicia. Entendemos su independencia, pero hay unas cifras muy concretas de reincidencia que nos preocupan seriamente. Por ejemplo, en Bogotá tenemos delincuentes que han sido capturados más de 29 veces en el último año. Varios individuos tienen 16 o 18 capturas. Lo que estamos haciendo es un llamado respetuoso al Gobierno Nacional para que se piense en una política criminal menos laxa con los delincuentes reincidentes y con los que cometen delitos  a mano armada, que ponen en riesgo la vida de los ciudadanos de Bogotá.

¿La restricción al parrillero hombre sí es una medida que combate el hurto a personas? ¿Ha funcionado?

Antes de tomar la decisión consultamos con otras administraciones y nos comentaron que en sus ciudades sí ha servido la medida. Ahora, como lo explicamos en la socialización del decreto, esta es una medida temporal por tres meses y la vamos a mo nitorear constantemente. Cada mes vamos a revisar los resultados para ir haciendo los ajustes pertinentes.

¿Cuál es el balance, en cuanto a capturas de bandas, que hace la Secretaría de Seguridad ante la ola de atracos en los primeros días del año?

Es muy temprano para dar balances de este año, pero en lo corrido de 2018 la Policía Metropolitana de Bogotá ha logrado desmantelar 11 bandas criminales dedicadas a diferentes delitos. En toda la administración del alcalde Enrique Peñalosa se han desarticulado un poco más de 400 bandas. La semana pasada anunciamos, por ejemplo, la captura de ‘Los Selectores’, responsables de la muerte del médico Fabián Herrera. Los responsables del atentado a una mujer embarazada en el norte de Bogotá también fueron puestos a órdenes de la justicia. Lo mismo sucedió con el doloroso caso de la estudiante universitaria Daniela García, cuyo asesino cayó tras meses de rigurosa investigación. La banda ‘Los Rolex’ también fue desarticulada horas después de un robo cometido en un restaurante en Chapinero. Recordemos que, a principios de este mes, en la Operación Penumbra, seis bandas delincuenciales, que se dedicaban al microtráfico en Ciudad Bolívar, fueron desmanteladas tras la captura de 51 personas. En Bosa, el caso del niño Dylan Moreno, de apenas ocho años, también fue resuelto y hoy el responsable está en la cárcel, al igual que los fleteros que asesinaron al comerciante Yeisson Méndez en Kennedy. Otro caso que se resolvió en corto tiempo, gracias al asedio de las autoridades, fue el de Carlos Melo, un líder del barrio Antonio José de Sucre, quien fue asesinado en la localidad de Usme hace apenas unos días.

¿En el caso de Chapinero, qué delitos le preocupan a su despacho?

En general nos preocupa el hurto a personas, pero ya estamos trabajando en acciones de prevención, control y desarticulación de organizaciones con el propósito de reducir este delito. Sin embargo, hay que poner las cosas en contexto, en toda Bogotá hemos avanzado significativamente en la reducción de delitos como el homicidio, el hurto a automotores, motocicletas y en los indicadores de riñas, pero somos conscientes y estamos trabajando para contrarrestar el incremento observado en el hurto a personas. En particular, en Chapinero, el delito de hurto a residencias cayó 5,7 % en 2017, el hurto a automotores bajó 8 %, y el hurto a motocicletas 43 %.

Comparte:

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Resolver esta pregunta es necesaria para continuar CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.